¿Tienes alguna duda o pregunta?

No estás sol@, encuentra tu respuesta aquí.

Preguntas Frecuentes

Aquí te compartimos una selección de preguntas que muchas personas se hacen y que pensamos son relevantes e importantes para tod@s. Si no encuentras tu respuesta aquí, contáctanos.

¿Eres nuevo en el mundo de la meditación y no estás seguro si la Meditación Advaita es lo adecuado para ti?

No te preocupes. El Advaita es una via directa al Ser, a lo que realmente somos. Así que no son necesarios conocimientos previos de ningún tipo dado que no es un ejercicio intelectual. De hecho, se trata de un “volver a casa”, experimentar lo que hemos sido siempre y somos. Es volver a vivir desde la sensación de Ser en lugar de desde nuestra mente con sus creencias y opiniones.

¿Llevas años buscando y probando diferentes métodos pero no has logrado conectar con el Ser de forma permanente?

A muchas personas les pasa eso, de hecho a mí también me pasó en su momento. Hace falta constancia y entusiasmo en la práctica del Advaita. Aceptar lo que hay, no dramatizar ni culpabilizarte. Los pensamientos se diluyen en la medida que tú les quites la atención y no creas en las historias que te cuentan.

¿Notas una constante actividad mental que no para nunca? ¿A veces te produce angustia?

Es muy habitual en nuestra cultura. Pensamos – equivocadamente – que nuestra mente nos puede solucionar los problemas y traer la felicidad que buscamos. Por eso pensamos tanto. Con los años comprobamos que no es así. De hecho, el sufrimiento viene de nuestra mente. Vale la pena aprender a distanciarse de nuestra actividad mental, dejar de identificarnos con la mente y pasar a ser el testigo que observa como pasan esos pensamientos-emociones-sensaciones como las nubes en el cielo…

¿Sientes una especie de vacío en ti que nuestro mundo habitual no acaba de llenar o solamente por momentos muy breves?

Son experiencias que no gustan pero muy valiosas porque nos despiertan de nuestra comodidad. Son un motor de búsqueda, nos pueden motivar para ir más allá de este mundo de ilusiones donde por definición todo es transitorio, efímero y por tanto no puede llenar ese vacío existencial. En el Silencio verás que ese vacío contiene Todo lo que Es.

¿Has leído muchos libros espirituales o religiosos pero te falta la experiencia práctica?

Es típico en nuestro mundo occidental donde se da tanto valor a la capacidad mental e intelectual. Mi enfoque es: pensar-leer-hablar poco y llevaros a la experiencia. La percepción pura de Lo Que Es (antes de la intervención de los pensamientos) es lo único que vale.

¿Te gustaría vivir con paz y tranquilidad pero tus emociones y pensamientos te sacan a menudo?

Mientras nuestra paz y tranquilidad dependan de lo externo (de personas, hechos, objetos o pensamientos-emociones-sensaciones) estamos equivocados. La autentica paz es interior, la percibo dentro, es lo que soy, y no depende de factores externos. El Advaita lo enseña.

Tutoriales

En los Tutoriales queremos echarte una mano con los problemas u obstáculos que puedas encontrar durante tus prácticas. Nuestro enfoque pretende ser inmensamente directo y útil dado que la experiencia del Ser es lo más importante que podemos llegar a experimentar.

"Me siento a meditar cada mañana y cada noche. Pero me cuesta mucho parar el flujo constante de pensamientos. ¿Qué puedo hacer para experimentar paz?"

No tiene que ver con el esfuerzo que produzcas cada vez que te sientas a meditar. Tu no puedes parar el flujo de pensamientos casi constante que desfila por tu mente. Comienza por no creerte lo que dicen esos pensamientos. No te aferres a ellos. Poco a poco irán disminuyendo si tu no les prestas atención. Para esto es importante que no lo hagas solamente cuando te sientas a meditar, deberías hacerlo todo el tiempo. Y cuando te sientes a meditar no te veas sometido a la inercia de haber estado expuesto a los pensamientos/creencias/juicios/opiniones durante todo el día.

Y sobre la paz, no las busques: tu ya eres la Paz. Solo falta descubrirlo y eso ocurre cuando se detenga el incesante flujo de los pensamientos, en el Silencio.

"Para meditar me tengo que aislar y concentrar en la meditación. Quiero decir que no consigo “vivir meditando”: o vivo mi vida habitual o medito. ¿Cómo puedo encontrar un puente para unir los dos?"

Al principio pueden ser útiles las prácticas que ayudan a aquietar la mente, como la concentración (la atención fijada en un objeto).

La Meditación es el estado natural de nuestra consciencia cuando la mente está en reposo.

Tu vida habitual es la manifestación de la conciencia en tu hacer cotidiano, y la meditación es también un hacer que se manifiesta en la conciencia, ambas surgen de la misma fuente. Por eso no hace falta un puente, necesitas ir a la fuente …. de donde surge tanto la vida habitual como la meditación, es lo mismo, no dos, no-dual…

"Cuando medito y consigo no pensar….entonces cuando me doy cuenta de que no pienso, ya vuelvo a pensar, ¿no? ¿Cómo puedo prolongar el estado sin pensamiento?"

Lo importante no es dejar de pensar porque eso es imposible y nos quitaría la capacidad más importante que el ser humano ha logrado en su evolución. Lo que debemos descubrir es primero, no creer en lo que los pensamientos nos dicen y, segundo, no apegarse ni agregarle nada al pensamiento que surge. Eso irá quitando la inercia que tenemos a pensar. La atención que habitualmente ponemos a los pensamiento se va disolviendo y al final quedarán los pensamiento útiles y beneficiosos que nos permiten desenvolvernos con habilidad en las circunstancias de la vida.

"¿Es útil que varias personas se junten para meditar? Tiene algún efecto beneficioso? ¿O es lo mismo meditar a solas?"

Todas las prácticas que realicemos nos ayudan a ir aquietando la mente, a soltar los pensamientos. Permanecer en el Silencio y en la Quietud es algo que no podemos “hacer” sino que sucede si la práctica que hacemos para aquietar la mente es efectiva.

Reunirnos – presencialmente u online – con otras personas nos ayuda a motivarnos y a mantener la constancia. Cuando estamos solos es más fácil olvidarnos, evadirnos, o tener cualquier otra excusa. Sin embargo, la Vía Directa que propongo siempre es algo que le sucede al individuo, esté solo o en grupo. Está más allá de la actividad, más allá del pensar, más allá de toda forma.

¿Tienes alguna pregunta más?

Estaré encantado de ayudarte en tu camino.

4 + 13 =