Toda crisis genera una nueva oportunidad

Después de estos años de pandemia y crisis mundial estamos frente a una disyuntiva: o continuamos como siempre o despertamos a una vida a la que siempre hemos estado dando la espalda…

Una filosofía milenaria que ha llegado hasta nuestros días, el Vedanta Advaita, nos enseña que la vida puede ser vivida sin conflictos, en Paz, con asombro, maravillándonos de todo lo que es – cuando podemos percibir todo al como es, sin la interferencia de nuestros condicionamientos mentales (que se basan siempre en un pasado y futuro), a los que damos nuestra mayor atención, perdiéndonos el presente. Cuando el momento presente es lo único que existe porque todo lo demás son construcciones mentales.

Con la práctica de la Meditación Advaita (la Via Directa) a través del Silencio, podemos descubrir lo que es la vida real, no lo que estamos acostumbrados a percibir. Esto se logra cuando descubrimos que no estamos separados de la vida como un yo diferente a los otros y del mundo. Somos la Vida misma manifestándose en infinidad de formas.

Este descubrimiento es posible. Es una oportunidad que tod@s tenemos y es el momento de plantearnos poder experimentarlo, con entusiasmo y constancia.

Lo que llamamos “nueva normalidad” no debería ser volver a los viejos errores de antes. Sino despertar a la vida real, al Ser que realmente somos. Seguiremos utilizando la mente pero sin dejarnos dominar por ella. Es la misma vida pero completamente nueva, sin los obstáculos de la mente, como los miedos y deseos, creencias, fantasías, que nos impedían vivirla.

Al final de la pandemia nos espera el Despertar a la Vida tal como es, al Ser que soy tal como soy. Sin velos,  sin ilusiones, sin creencias, la realidad – para ser vivida en Paz y armonía.